LITURGIA DE LA SEMANA 8

Del 20 al 26 de febrero de 2017



20 Lunes - Eclo 1,1-10; Sal 92; Mc 9,14-29.

21 Martes - Eclo 2,1-13; Sal 36; Mc 9,30-37.

22 Miércoles - 1Pe 5,1-4; Sal 22; Mt 16,13-19.

23 Jueves - Eclo 5,1-10; Sal 1; Mc 9,41-50.

24 Viernes - Eclo 6,5-17; Sal 118; Mc 10,1-12.

25 Sábado - Eclo 17,1-13; Sal 102; Mc 10,13-16.

26 Domingo - Is 49,14-15; Sal 61; 1Cor 4,1-5; Mt 6,24-34.



ORACION DE LA SEMANA


Señor Jesús permítenos comprender que cada uno de nuestros actos, sin importar cuan pequeño sea  o cuan secular, nos permite estar en contacto contigo. Deja que nuestro interés esté en las cosas creadas--pero solo en la absoluta dependencia de Tu presencia en ellas. Haz que perseguimos a Ti--y a Ti solo--por medio de la realidad de las cosas creadas. Concédenos que esta sea nuestra oración--acércanos a Tí haciéndonos mas humanos. Permite que nos convirtamos en una verdadera rama de la viña que eres Tú, una rama que produce mucho fruto. Concédenos aceptarte en nuestras vidas en la manera que Te agrada llegar a ellas: como  Verdad, que se debe decir: como Vida, que se debe vivir; como Luz, que se debe compartir; como Amor que se debe seguir; como Júbilo, que se debe dar; como Paz que se debe esparcir; como Sacrificio, que se debe ofrecer entre nuestras familias y amistades, entre nuestros semejantes y todos los hombres. Amén

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

LITURGIA DE LA SEMANA 7

Del 13 al 19 de febrero de 2.017



13 Lunes - Gen 4,1-15.25; Sal 49; Mc 8,11-13.

14 Martes - Gen 6,5-8; 7,1-5.10; Sal 28; Mc 8,14-21.

15 Miércoles - Gen 8,6-13.20-22; Sal 115; Mc 8,22-26.

16 Jueves - Gen 9,1-13; Sal 101; Mc 8,27-33.

17 Viernes - Gen 11,1-9; Sal 32; Mc 8,34--9,1.

18 Sábado - Heb 11,1-7; Sal 144; Mc 9,2-13.

19 Domingo - Lev 19,1-2.17-18; Sal 102; 1Cor 3,16-23; Mt 5,38-48.



ORACION DE LA SEMANA

(Sir 8,1-19)
No disputes con un hombre poderoso, no sea que caigas en sus manos.
No entres en pleito con un hombre rico, no sea que oponga todo su peso contra ti: porque el oro fue la ruina de muchos e hizo desviar el corazón de los reyes.
No disputes con un charlatán, no eches más leña a su fuego.
No bromees con un hombre grosero, para que tus antepasados no sean injuriados.
No reproches al pecador que se arrepiente: recuerda que todo somos culpables.
No desprecies a un hombre en su vejez porque también nosotros envejecemos.
No te alegres por la muerte de nadie: recuerda que todos tenemos un fin.
No menosprecies la conversación de los sabios: vuelve sobre sus máximas una y otra vez, porque de ellos recibirás la instrucción y el arte de servir a los grandes.
No te apartes de la conversación de los ancianos, porque ellos mismos aprendieron de sus padres: de ellos aprenderás a ser inteligente y a dar una respuesta en el momento justo.
No remuevas las brasas del pecador, no sea que te quemes con sus llamas.
No cedas en presencia de un insolente, porque él sería como una trampa tendida ante tu boca.
No prestes a un hombre más fuerte que tú, y si prestas, dalo por perdido.
No ofrezcas garantía más allá de tus medios, y si lo haces, prepárate a pagar.
No entres en pleito con un juez: en razón de su dignidad, fallarán a su favor.
No te pongas en camino con un aventurero, no sea que se convierta en una carga para ti, porque él obrará según su capricho y su locura te hará perecer junto con él.
No te pelees con un hombre iracundo, ni atravieses el desierto con él, porque la sangre no vale nada a sus ojos y cuando estés indefenso, te derribará.
No consultes tus asuntos con un necio, porque es incapaz de mantener el secreto.
No hagas ante un extraño lo que debe quedar oculto, porque no sabes con qué puede salir.
No abras tu corazón a cualquiera ni dejes que cualquiera te haga un favor.


AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.